Algunas verdades que desconocíamos y la posibilidad de recuperar Itaipú en lo que nos corresponde
Fecha: 05-08-2019 19:54:24 | Visitas: 207
Desde sus comienzos, quienes fuimos testigos y nos enorgullecimos por tener junto con el Brasil la mayor represa hidroeléctrica del mundo, ignoramos hasta hoy, por completo mucha verdades amargas referentes a los oscuros manejos del ente binacional, con exclusivo beneficio para el Brasil y la posibilidad de reparar un daño causado hace cerca de 50 años, en 1973 en la revisión del tratado el 13 de agosto de 2023, cuando se cumplan 50 años con el arbitraje de la Convención de Ginebra, para que tenga real validez, y no se vuelva a convertir en una mordaza de pies y manos para nuestro país, como ocurrió en el año 1973.

La politóloga, docente e investigadora, Cacilia Vuyk, publicó en las redes sociales, Face, bajo el título “ Las  Claves de Itaipú 2023”, teniendo en cuenta que  estamos llegando a los 50 años del tratado de itapú y donde estará siendo estudiado y modificado el tratado de 1973, elemento fundamental de nuestro desarrollo y de nuestra soberanía nacional.

Desde sus conocimientos, producto de estudios profundos, Cecilia explica lo siguiente:

160 mil millones de dólares al año es lo que se podría ingresar al país si podemos disponer libremente de nuestra energía en itaipú, es decir, 8 veces el PGN (Presupuesto General de la Nación), sin embargo, esta energía, nos vemos obligados a ceder por un tratado firmado por ambas dictaduras que ató de manos y pies al Paraguay en el año 1973, borrando con el codo lo que los gobiernos habían inscripto en el acta de Foz deYguazu de 1966, donde decidieron Paraguay y Brasil, aprovechar conjuntamente el potencial hidroeléctrico del río Paraná. Este tratado se borró con el codo.

El Acta de Foz de Yguzú establecía que, el aprovechamiento a ser desarrollado  iba a dar 50% de la energía generada para el Brasil y el 50% de la energía generada para el Paraguay, estableciendo que aquel país que no utilice toda la energía generada, pueda disponer de ella a justo precio, en este orden.

Sin embargo, el tratado firmado entre la dictadura de Alfredo Stroessner por Parraguay y  Garrastazú Médici por Brasil en 1973, ató al Paraguay y trabó su posible desarrollo, estableciendo en el Articulo 13, lo que jurídicamente se llama el Derecho de Adquisición, que no es otra cosa más que la cesión al otro de la energía que un país no utilice.

En términos históricos y actuales, de proyección, eso significa la cesión de la energía paraguaya al Brasil.

Este tratado cumple exactamente 50 años el 13 de agosto de 1923. El Anexo C, establece la base de servicios financieros, y entre ellos, coloca en su Artículo 3 Numeral 8, el monto que se va a dar por esta cesión de energía.

Estas dictaduras en su pacto de corrupción, fijaron un precio pétreo, un precio fijo, que no tenía nada que ver ni con el precio de mercado ni con un criterio justo, sino directamente con el pacto entre estas dictaduras.

El precio establecido en el  Anexo C era de 300 dólares el Gigawatt Hora,  (GWH, lo que se mantuvo fijo y tuvo un pequeño incremento en el año 2005, multiplicándose por 5, y luego a raíz de la movilización y presión popular,  logró ser multiplicado por 15.3 en el acuerdo llegado por los gobiernos de Fernando Lugo e Ignacio Lula Da Silva.

Sin embargo, con todo este aumento de la compensación por la energía cedida que el Estado brasileño le da al Paraguay. La cesión de energía sigue firme, es decir, la energía producida en itaipú, sigue sin ser nuestra.

Haciendo un histórico, desde la primera producción de energía en 1984, hasta 2017, vemos que el promedio, inclusive con los aumentos del monto recibido por compensación, Paraguay recibió 2.8 dólares el MWH cedido al Brasil, no comercializado, no vendido, cuando el precio de mercado, ronda los 120 dólares el Mega Wat Hora (MWH).

Esto está demostrado, que a lo largo de producción de energía, el monto que Paraguay perdió, por no poder disponer de un recurso natural soberano, ronda los 50 mil millones de dólares, monto con el cual podríamos haber construido dos represas del mismo tamaño de Itaipú, o haber invertido en reforma agraria, en educación, en industrias , en trabajo, en servicio, en salud.

Varios estudiosos, como el jurista, el Dr. De Gasperi, plantea que estos elementos son suficientes para plantear la nulidad del tratado de Itaipú, porque de acuerdo a la Convención de Viena, la Convención que rige todos los tratados, los tratados entre dos estados deben ser tratados de mutuo beneficio, sin embargo, el tratado de Itaipú, está demostrado que siendo un tratado de dictadura,  no nos permite el desarrollo del Paraguay, sino al contrario, está siendo un perjuicio para nuestro país.

Necesitamos disponer libremente de nuestra energía y la revisión del tratado que se va a dar una vez cumplidos los 50 años, es una ventana para retomar esa bandera fundamental, eso necesitamos hoy.    



Buscador
Lo Ultimo
22
26-08-2019 13:13:58