NAVIDAD DEL SIGLO 21: Pesebre vs. Papa Noel
Fecha: 23-12-2017 15:52:50 | Visitas: 369
En otras épocas, emulando lo que alguna vez realizó san Francisco de Asís, cuando se aproximaban las fiestas de Navidad, las familias colocaban pesebres, también llamados belenes o nacimientos en otros países, en donde reproducían a través de imágenes lo que se supone sucedió en Belén cuando nació el Salvador del mundo.

Estos pesebres, era siempre el epicentro de las reuniones familiares y de amigos, pues todos se reunían en torno a el para disfrutar de unas deliciosas sopas paraguayas, chipá y el infaltable clericó, una mezcla de vino tinto abocado (dulce) con una variedad de frutas.

Era costumbre de las personas, salir en la noche del 24 de diciembre, Nochebuena, para recorrer las casas y visitar los pesebres, para luego de admirarlos despedirse con la típica frase “muy lindo su pesebre”, aunque también había otra que decía, “muy lindo su peseco”, que ocurría cuando el dueño de casa no le ofrecía ni tan siquiera un vaso de agua al visitante, pues era costumbre ofrecer los bocadillos ya mencionados, el clericó o gaseosas.

En tradicional pesebre paraguayo era montado básicamente con imágenes de la sagrada Familia, José, María y el niño Jesús, el Ángel que anunció a María, la vaca, el toro, el burro, el gallo que con su canto anunciaba la buena nueva, las ovejas, el pastor, los tres reyes magos y sus camellos, a los que muchas personas le sumaban más figuras.

El techo del pesebre era confeccionado con hojas de Ka´avoveí, y en la base se colocaba pasto y paja que servía como cuna del Niño, tampoco faltaba en la parte superior del pesebre la estrella de Belén que guió  a los  reyes magos, estrellas, globos y guirnaldas colgados del techo del pesebre, y por supuesto, un caminito de tierra que llevaba hasta el lugar donde se encontraba el niño Jesús.

De igual manera, en los bordes del pesebre, bien en la entrada, se colocaban frutas como ser sandía, melón y piña, además del elemento característico de la Navidad paraguaya, la flor del coco, que le daba un aroma característico, y que incluso llegó a inspirar la típica canción “Navidad del Paraguay”, que comienza con la frase.. “Navidad de flor de coco, Navidad del Paraguay” .

Con el paso de los años, surgió en Europa otro personaje, no bíblico, que hacía caridad con los niños y personas necesitadas en vísperas de Navidad, un personaje que tuvo varias denominaciones, según el país como ser, Santa Claus, San Nicolás, Viejito Pascuero y Papá Noel, como lo conocemos en nuestro país.

Muchos aseguran que éste personaje sí existió, pero fue mediante la empresa fabricante de los productos Coca Cola, que en América comenzó a hacerse conocida la figura del Santa Claus o Papá Noel, cuando inventaron a un viejo gordo, barbudo y bonachón, vestido con un traje rojo botas y un ancho cinturón de cuero negro, que montado en un trineo estirado por renos, repartía regalo a los niños en la víspera de Navidad ingresando por las chimeneas de las casas.

La influencia de la publicidad hizo que con el paso de los años este personaje pasara a formar parte de la Navidad, como si fuera un ser divino, algo proveniente de Dios, y fue así que de cierta forma, desplazó a quienes por muchos  años eran, en la creencia de los niños, los responsables de traerles un juguete, que por lo general eran solicitados a través de cartitas, a los tres reyes magos. En aquel entonces, el día más esperado por los niños era el 6 de enero, día de los reyes y no el 25 de diciembre, día de Papá Noel.

De todas maneras, bíblico o no bíblico, el Papá Noel de la Coca Cola, ese que con 40 grados de calor, en el sur del Continente, viste una pesada ropa para aguantar 40 grados bajo cero, desplazó de cierta forma a los pesebres y a los reyes magos, al menos en esta parte de nuestro país, ta vez por influencia del “Papai Noel”, ya que en Brasil muy poco se utilizan los pesebres para celebrar la Navidad, en tanto que en otras ciudades no fronterizas, aún son los reyes magos los más esperados por los niños 



Buscador
Lo Ultimo